Fachas ventiladas.

La fachada ventilada es una solución constructiva basada en la aplicación de un sistema de revestimiento sobre el muro exterior del edificio, creando una cámara de aire entre el muro y el revestimiento exterior utilizado. Permitiendo de este modo una ventilación continua en el interior de la cámara y mejorando la protección térmica, la estanqueidad y la estabilidad.

Ventajas de la fachada ventilada:

Las fachadas ventiladas proporcionan un ahorro energético de hasta el 30% gracias al efecto chimenea producido en la cámara de aire combinado con el aislamiento termo-acústico.

Excelente aislamiento térmico, se mantiene muy estable la temperatura en el interior.

Como aislante acústico, la combinación entre el revestimiento, la cámara de aire y el aislante termo-acústico, produce una reducción de la contaminación acústica de hasta un 20%.

Menores costes de acondicionamiento.

Facilidades de colocación en obra, mantenimiento y sustitución de elementos.

Protección de la estructura interna contra la acción directa de los agentes atmosféricos.

Innovación estética, planimetría total del material instalado en la fachada, ofreciendo un impacto estético inmejorable.

Opción idónea para rehabilitaciones.

Cumple con las exigencias del Código Técnico de la Edificación